124: ¿Un matrimonio es bueno para..?

¿Y si el matrimonio me pudiera ayudar a ser mejor persona? ¿y si el otro podría ayudarme a crecer y ser más fuerte? ¿y si no hay que esperar tanto a la persona ideal sino arriesgarse a la aventura de estar juntos con ganas de apoyarse, ayudarse y potenciarse uno al otro como personas y padres?

En la sociedad actual tendemos a conseguir el máximo en lo que hacemos. Queremos tener los mejores estímulos, experiencias, estudios… y estamos dispuestos a dedicar horas para conseguir lo que nos parece «perfecto». También nos puede pasar respecto al tema del matrimonio, la pareja. Quizás, a veces estamos demasiado preocupados por conseguir tener una pareja perfecta, por saberlo todo antes de casarnos o de empezar una relación. 

Toda esta presión puede crear miedo, o bloqueos, sobre si eres la persona «adecuada» para el otro, si es el momento, o si estás con alguien con quien formas una buena pareja. Nosotros creemos que a veces hay que dar la vuelta a la tortilla y preguntarse: ¿y si el matrimonio me pudiera ayudar a ser mejor persona? ¿y si el otro podría ayudarme a crecer y ser más fuerte? ¿y si no hay que esperar tanto a la persona ideal sino arriesgarse a la aventura de estar juntos con ganas de apoyarse, ayudarse y potenciarse uno al otro como personas y padres? 

Uno obviamente no tiene que saberlo todo antes de casarse, pero puede entrar en la relación con la actitud de mejorar y aprender cosas. 

En este capítulo hablamos sobre esa perspectiva diferente ante el matrimonio, la de que puede ser un sitio donde no haga falta ser perfecto o ideal en todos los sentidos. Podemos aprovechar las diferencias para formar un buen equipo y disfrutar del camino, y no solo de las metas.

¡Cuéntanos!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.