«Todas las cosas buenas»

Como norma general, siempre que recomendamos una película en nuestro blog nos fijamos mucho en su temática y grado de relevancia que tiene, si encaja con los temas de los que hablamos aquí y aporta algo de lo que todos podamos aprender sobre la vida en pareja. Pero confieso que en el caso de esta película, más que la sintonía con nuestros valores y la idoneidad del contenido, lo que nos empuja a recomendarla son los excelentes papeles de los actores, sobre todo Ryan Gosling. Es una historia basada en hechos reales bien contada.

La película está basada en la desaparición en los años 80 de Katie McCormack (interpretada por Kristen Dunst), la mujer de Robert Durst (Ryan Gosling), un famoso empresario neoyorkino sospechoso (aunque nunca acusado) de la desaparación de su esposa. Es la historia de un matrimonio perfecto que se transforma en un crimen perfecto.

«Nunca he estado tan cerca de alguien sin apenas conocerle»

Kathie McCormack, All good things, 2010

Katie y Robert forman una pareja perfecta. Jóvenes, guapos y ricos parecen tenerlo todo. Pero detrás de esa imagen ideal se esconden dramas familiares y un problema de salud mental. Las primeras tensiones y conflictos vienen por un pobre conocimiento. Nada más casarse Katie se da cuenta de que no sabe nada de su marido, y los síntomas de sus traumas del pasado empiezan a afectar su relación.

Robert, por culpa de sus problemas personales, no es capaz de amar a Katie. Lo que le impide entregarse a su relación es vivir en un engaño y su incapacidad de superar los traumas familiares. No se acepta a sí mismo, con lo cual no es capaz de aceptar y respetar los sueños y aspiraciones de su mujer. Está claro que una relación que carece de la base de un buen conocimiento, aceptación y profunda amistad está condenada a un fracaso.

A pesar del cierto grado de violencia, la película transmite un mensaje importante: tus relaciones familiares son importantes y lo quieras o no impactarán a tu matrimonio, y a pesar de que todavía no le damos mucho peso, la salud mental forma una parte imprescindible de la felicidad en pareja. Preocuparnos primero por nuestro bienestar es imprescindible para poder construir cualquier vínculo, sea de amigos, pareja o en tu familia.

Tu relación será sana en la medida en que tú estés bien.

¡Cuéntanos!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies